Posted by comunicacion on October 30, 2017

SANTO DOMINGO.- El Ministerio de Salud a través de la División de Nutrición trabaja en el desarrollo de una herramienta para monitorear externamente y dar seguimiento a la fortificación de la sal para el consumo humano en la República Dominicana.

La directora técnica de la división de Nutrición, Susana Santos indicó que con esta revisión del documento y socialización con sectores interesados, el Ministerio de Salud destaca su rol rector y supervisor en la prevención de desordenes por deficiencia de yodo.

Resaltó la importancia del balance que debe existir en el consumo de alimentos como la sal, micronutriente cuyo consumo debe disminuir pero no suprimir.

“Los niveles altos de yodo en la sal pueden causar problemas cardiovasculares entre otros padecimientos, pero la deficiencia de este micronutriente puede generar dificultades en la mujer en edad fértil. Esa es la razón por la cual se debe mantener un control en la fortificación y consumo”, explica Santos.

A través de una correcta alimentación se puede alcanzar un adecuado balance en los nutrientes que requiere el organismo para su correcto funcionamiento, dijo.

El Ministerio de Salud desarrollará un sistema de monitoreo y vigilancia de alimentos fortificados para la verificación del  nivel de nutrientes en los alimentos.

La regulación, control y fiscalización de alimentos se realiza a través de la Dirección General de Medicamentos Alimentos y Productos Sanitarios (DIGEMAPS) instancia que dará acompañamiento a las direcciones provinciales y áreas de Salud (DPS/DAS) en lo que tiene que ver con vigilancia y manejo de alimentos.

Asimismo, realizará las actividades de auditoría e inspección de la sal fortificada en coordinación con otros organismos involucrados en velar por el cumplimiento de los reglamentos de fortificación.

Importancia de la fortificación de la sal

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha establecido que el yodo es esencial para el desarrollo saludable del cerebro del feto y el niño pequeño. Su carencia perjudica la salud de las mujeres, así como la productividad económica y la calidad de vida.

La mayor parte de las personas necesitan una fuente adicional de yodo, pues este elemento se encuentra en cantidades relativamente pequeñas en los alimentos. La yodación es el proceso de enriquecimiento con yodo de la sal común para consumo humano y constituye una estrategia eficaz para aumentar la ingesta de yodo en la población.

En tanto, el Ministerio de Salud ha informado que los nutrientes yodo y yoduro, poseen el mismo efecto positivo para la salud. El yodo es utilizado en países de clima tropical, como la República Dominicana; y el yoduro en las zonas frías, como Europa.

En ese sentido, recomienda a la población consumir en cantidad moderada sólo sal refinada y no en grano o marina, debido a que esta última es toxica para la salud y sólo está indicada para uso industrial.

 

 

Dirección de Comunicación Estratégica Ministerio de Salud.

 

Distrito Nacional, República Dominicana;

28 de octubre de 2017.-